Todo sobre la tecnología Stamina de Sony

Sony stamina mode

El Sony Xperia Z fue uno de los terminales que más dio de hablar durante el CES, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de la nueva apuesta de Sony de cara a la gama alta. Pero entre todas sus especificaciones lo que llamó la atención especialmente fue el hecho de que la batería fuese de 2230 mAh, algo que Sony pretende suplir con su tecnología llamada Stamina.

2230 mAh no es que sea poco, pero teniendo en cuenta las especificaciones de hardware que Sony ha implementado en este dispositivo, y que las compañías, conscientes del problema que representa la batería en el mundo de los smartphones, están decantándose por baterías de 3500 mAh, no deja de sorprender la decisión de la marca nipona.

Pero ni mucho menos es porque a Sony le deje de interesar la autonomía de sus terminales, sino porque han optado de aumentarla gracias a una tecnología más barata e inteligente, el modo Stamina, una opción que se podrá activar desde la configuración de energía del propio teléfono, y que promete aumentar la vida de la batería por software, no por hardware.

Para conseguir aumentar la autonomía del dispositivo, lo que lleva a cabo el modo Stamina es la desactivación automática de toda la conectividad una vez que dejamos el teléfono en stand by, y el cierre de las aplicaciones que tengamos abiertas en ese momento, dejando simplemente la ejecución de funcionalidades básicas como la recepción de SMSs y llamadas. En el momento en el que desbloqueamos el terminal, todo vuelve al estado en el que estaba antes de bloquearlo.

Pero, ¿y si yo uso Gmail, por ejemplo, y quiero seguir recibiendo notificaciones? Ningún problema. Stamina nos permite seleccionar una lista de aplicaciones que ignorará estos ajustes y le permitirá funcionar con normalidad.

Según Sony, con este método se aumenta la duración de la batería hasta en cuatro veces, algo que se puede consultar desde la misma configuración según vayamos modificando las características que queramos conservar.

Se trata en definitiva de un sistema sencillo que, hasta el momento, algunas aplicaciones se habían atrevido a intentar sin excesivo éxito. Esperemos a ver esta tecnología en funcionamiento y veamos si otros fabricantes optan por soluciones similares. De momento, el Sony Xperia Z y su modo Stamina, prometen seguir dando que hablar.

Puede dejar una respuesta, o trackback desde su sitio.